domingo, 27 de enero de 2008

  Cuando la publicidad se come al producto
Hace unos días leí un interesante post sobre lo que se denominan los Vampiros Visuales:

"elementos de un anuncio tan llamativos que oscurecen al propio producto anunciado(...) el vampiro chupa la atención del espectador y anula su recuerdo"

En el artículo se comenta el caso de "Hola, soy Edu, feliz navidad", repetido hasta la saciedad por todo el mundo sin saber quién era el anunciante.

A mi me ha pasado desde hace unos días que llevo en la cabeza la vampírica canción de Rafaella Carra, "5353456", que oí en un anuncio, y se ha alojado, ahí dale que te pego a toda caña en los altavoces de mi cerebro .... pero sin tener ni la menor idea de a que producto anuncia (pensaba que era del Fiat 500, por eso del "chincoeché" que creo descifrar en la letra de la canción.

Y vosotros ¿lo sabéis?

Etiquetas: ,


Comentarios: Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]





<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]

Suscríbete a Morito con tu e-mail:

Delivered by FeedBurner

Suscribete con tu agregador

Archivos