viernes, 8 de febrero de 2008

  La generación bi
Pertenezco a la generación bi, con dignidad, pero no se si con orgullo.


Una generación, ahí,... medio perdida entre la
X y la Y. No llevamos rebecas de lana medio roídas como los X, ni somos unos fashion victims como los Y.

La generación bi nos caracterizamos por haber comprado una vivienda en la cresta de la ola de la burbuja inmobiliaria. Víctimas de unas hipotecas asfixiantes que nos llevan a ser aún más tristones y melancólicos que los de la generación X. No podemos cantar al son de Kurt Cobain, pues nuestra cabizbaja existencia nos enmudece.

Los de la genración X, eran llorones, pero compraron su vivienda en un momento de precios razonables, y ahora son alegres. Han conseguido en pocos años grandes revalorizaciones de sus casas, lo que les permite cambiar de su cuchitril habitacional por un piso decente, y como están mimados por los Bancos, que adoran su solvencia adquirida, sin esfuerzo y por la gracia caprichosa del destino, piden un poquito más de préstamo y con lo que les sobra cambian la rebeca por una camiseta negra y una chamarreta militar y un iPod y se convierten en chicos Mac.

Los de la generación Y, que aún no tienen casa, por que se lo gastan todo en el botellón, podrán disfrutar de regalitos para sus alquileres, gracias parcialmente a mi sueldo, y mañana, cuando vayan a comprar una casa, se beneficiarán de precios corregidos.

Los de la generación bi, somos víctimas absolutas de una situación demencial nacional, bajo la cual, como indica Jesús Encinar, en la creencia de revalorizaciones infinitas de la vivienda, hemos pagado lo que se nos ha pedido y más por un puñaito de metros cuadrados, que pasarán a ser nuestra cárcel. La generación bi, somos una generación empobrecida y encarcelada por una vivienda inflada, humillada bajo la sonrisa del vecino X que compró cuatro años antes que yo un piso igual al mío por la cuarta parte, y que con su BMW X5 no deja hueco en la plaza de garaje a nuestro 205 del 96. Y cómo envidiamos la vida díscola del Y, que tan lejos nos queda de nuestro mundo.



Me voy a tomar una copa, para alegrarme un poco...una copa de Dyc y Cola del Carrefour.

Foto vía igomeze

Etiquetas:


Comentarios:
La ayuda del alquiler es solo para los menores de 35, y creo que una parte significativa de la generacion Y, que todavia esta haciendo botellon, ya va camino de los 40.
Yo me acabo de comprar un piso, y paso pues a formar parte de la generacion bi. Pero tambien compre un chalecito en la playa hace 8 anios, lo que me convierte en generacion X. Y ademas me gusta el botellon, por lo cual soy Y.
 
No se como puedes vivir con tanta indefinición...
 
Yo tambien tengo chalecito en la playa y vivo en un piso compartido en la ciudad.

Voy serpenteando por la treintena y todavia salgo de marcha y le entro a las de 23 por la noche.

De que generacion soy? ;)
 
alvaro, tu eres de una generacion perdida
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]





<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]

Suscríbete a Morito con tu e-mail:

Delivered by FeedBurner

Suscribete con tu agregador

Archivos