jueves, 28 de agosto de 2008

  Principales errores al comprar una casa

Todos los que hemos comprado una casa hemos cometido errores. Normalmente suelen ser pequeños fallos, subsanables o menores, que con el tiempo se corrigen o terminan por no importarnos demasiado. Pero en otras ocasiones los errores pueden conducirnos al arrepentimiento por la decisión tomada , o incluso a tener que vender precipitadamente la vivienda adquirida, por no nombrar el peor de los casos pero que es del que más se hablará a partir de ahora: el perderla.

Yo llevo tres compras, tres hipotecas y una venta, por lo que algo conozco el tema, y aquí voy a recoger unos cuantos errores frecuentes, que con un poco de organización (sobre too mental) y de dedicación que el la decisión merecen, se pueden evitar. Pero si duda lo interesante es que si tú también has cometido alguno, que tengas muy presente, nos lo cuentes por si puede ayudar a alguien a no caer en la misma piedra.


1.-
No calcular correctamente lo que puedes permitirte. Ha habido unos años en que me consta que esta reflexión se ha trasladado a los bancos. Ibamos a la oficina bancaria y preguntábamos: "¿hasta cuanto importe de hipoteca podríais concederme?"
¿Crees que un banco, por muchos sistemas informáticos o de análisis puede conocer mejor que tú lo que realmente gastas, y qué puedes realmente destinar cada mes al pago de tu hipoteca? El calculo de los ingresos mensuales, de los que podemos prescindir para dedicar a la hipoteca, tenemos que llevarlos bien calculados nosotros mismos, agrupando los gastos mensuales en los que solemos incurrir así como los que prevemos en el corto, medio y largo plazo, y comparándolos con los ingresos.

Otro error frecuente, como se está comprobando en estos días es no ser previsores ni conservadores respecto a la generación de ingresos que tendremos en el futuro. Hay que ser muy prudentes, y si tenemos dudas sobre nuestro empleo en el corto y medio plazo y en general que puedan surgirnos problemas que nos imposibiliten poder pagar la vivienda y no contar con posibles vías de salida, es recomendable esperar un poco a que todo esto lo tengamos más claro.

2.-
Olvidarte de los costes extras que suele conllevar la adquisición de una vivienda. Y no nos sólo referimos a los impuestos que acarrean la compraventa o los gastos de constitución de la hipoteca, que normalmente te los puede facilitar la entidad financiera con la que tramites la hipoteca. Si no que además habitar una casa suele suponer necesidades importantes adicionales: mobiliario, seguros, altas de suministros. No los olvides ni los minimices.

3.- No comprobar bien las características de la vivienda: Antes de realizar una decisión tan importante, realiza las máximas comprobaciones. Visita la vivienda a distintas horas para comprobar ruidos, la luminosidad, verifica correctamente los distintos suministros, ve bien como es el barrio. En la tasación que realices para la financiación tendrás mucha información adicional. Léela con detenimiento. Como a la mujer, "a la casa hasta el culo has de ver".

4.- No adelantes dinero hasta que no lo tengas todo bien pensado. Ni te dejes contagiar por posibles prisas del gestor inmobiliario. Se han terminado los días en las que si te esperabas una hora podías perder la vivienda de tus sueños. Ahora se tarda bastante más en vender una vivienda y si se te escapa una,... pues "qué se le va a hacer",.... ya encontrarás otra. Es más importante no meter la pata por las prisas en una decisión que tiene mala "marcha atrás".

5-
No elegir la hipoteca adecuada: No todas las hipotecas son iguales. Las hay a tipo fijo, mixtas o variables, a más plazo o menos, más baratas y más caras, con más facilidades de cuota. Visita varias entidades y que en cada una te asesoren convenientemente sobre las características de sus distintas soluciones para tu financiación. En nuestro otro blog, mundohipoteca, puedes encontrar bastantes pistas para adecuar correctamente la financiación a tus necesidades.

Etiquetas: , ,


Comentarios:
Yo estoy buscando casa para comprar (bueno estoy esperando que la casa venga a buscarme a mi), a día de hoy que recomiendas (entidad, plazo, tipo de interés,)
 
Felix,

Calcula con algún simulador hipotecario qué importe medio puedes permitirte. A partir de ello busca una casa que se ajuste a dicho importe.

Cuando veas una que te seguimos hablando.
 
En el #3 añadiría la documentación de la vivienda: estatutos y reglamento de comunidad (reparto de gastos, cerramiento de terrazas, colocación aparatos de AA…), planos de instalaciones y libro de mantenimiento (reformas, seguros…).
 
Muy buena observción.

Muchas gracias.
 
A colación del comentario de JM Pelaez he caído en que también debe analizarse la situación registral a través de la nota simple. No obstante a este tema le prestará también bastante atención la entidad que financie, pero si no hay financiación, aún deberemos prestar más atención a estos temas. La mayoría de las cargas que aparezcan suelen ser fácilmente "levantables", pero hay que aclarar bien todo lo relativo a las mismas antes de cerrar el trato.
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]





<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]

Suscríbete a Morito con tu e-mail:

Delivered by FeedBurner

Suscribete con tu agregador

Archivos