viernes, 12 de septiembre de 2008

  Memoria a corto
Es curioso como en esas terribles enfermedades con la demencia senil, o el alzeimer, nuestros mayores comienzan a perder la memoria a corto plazo y sin embargo recuerdan claramente muchos aspectos del pasado.

El hoy batmaniano Christopher Nolan trató en su película del 2000 Memento una historia en la que al protagonista Leonard le pasaba algo distinto. Leonard sufría de amnesia anterógrada lo que le impedía almacenar recuerdos, aunque sí memoria sensorial que le posibilitaba hacer las acciones cotidianas. Leonard luchaba contra su enfermedad tomando notas, haciendo fotos,...
Y nosotros deberíamos hacer lo mismo por que aunque exagero un poco todos sufrimos esa amnesia anterógrada, que al contrario que a los pacientes de alzeimer, nos permite recordar el corto plazo y mantenemos casi todos la memoria sensorial, pero no lo que sucedió algunos años atrás.





La actual crisis me reafirma de que andamos bastante desmemoriados.

Antes de la crisis se nos había olvidado de que existían las crisis. Estábamos en un estado Memento total. Hoy apelamos un poco desorientados a que no se recordaba una situación similar desde la crisis del 29, aunque en los ochenta y prinicipios de los noventa sufrimos tasas de paro superiores al 20%.

Pensábamos que los precios de los inmuebles nunca caían. Y nos sorprendemos cuando hoy mismo se publican informes con noticias como que el precio de la vivienda libre cae un 4,5% en agosto, según un informe de Tinsa, o que en Barcelona la vivienda de lujo lo hace en un 11%. A principios de los 90 cayeron los precios de la vivienda un 20%. Aunque para no faltar a la verdad en ese momento no hubo una gran percepción del problema. Padecíamos otro problema adicional y era la idiotez. Esa idiotez que nos entra cuando no tenemos en cuenta la inflación a la hora de valorar nuestros activos. Los precios de los inmuebles no sufrieron de forma generalizada caídas significativas en términos nominales, pero la inflación era elevada, y así no nos dábamos cuenta de la depreciación real.

Antes de la crisis pensábamos que un contrato de obra y servicio era lo mismo que un empleo fijo, y pedíamos con ello una hipoteca y además el banco nos la daba. Que la construcción era un dorado inagotable o que un banco o una caja nunca puede quebrar. Y hoy nos sorprendemos de las noticias que llegan del otro lado del charco con grandes gigantes financiero hundidos... Ah, pero quizás respecto a esto algunos además de amnesia anterógrada sufran de miopía y no mirén más allá de su barrio: "eso es cosa de los bancos americanos.... ", piensan, o no piensan. Quizás a alguno le venga bien coger la lupa y leer algunos informes como el de Cheuvreux:

"Según estos expertos, algunas cajas de ahorro españolas tendrán que ser rescatadas de la quiebra y auguran un descenso del beneficio por acción del 20-25% para la banca mediana"

Bueno... tampoco nos debemos olvidar de que de los periodos de crisis también se termina saliendo y se viven ciclos expansivos.... bueno tampoco siempre.

Etiquetas: , , ,


Comentarios: Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]





<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]

Suscríbete a Morito con tu e-mail:

Delivered by FeedBurner

Suscribete con tu agregador

Archivos