viernes, 2 de enero de 2009

  Prejubiliaciones - Aspectos negativos
Viene de Prejubilaciones - Aspectos positivos

Tras el repaso de los aspectos positivos que como hemos visto son bastantes, y no quiero para nada minimizar, vamos a ver algunos otros que no me convencen demasiado.

El primero es un aspecto de base: no creo que una persona de 54 tenga menos capacidades que una de 28, ni menos fuerza ni menos motivación, ni menos concentración, por la simple razón de la edad.

En mi vida profesional he trabajado con personas de más de 50 años muy motivados, excelentes profesionales y que aunan gran experiencia con una fuerza envidiable . También es verdad que he encontrado con otros más desmotivados o más descuidados en su trabajo, pero es que me parece meritorio es que con este sistema implantado en muchas grandes empresas, por el cual en el cuando pasas de los 45 años ya prácticamente sabes que la carrera profesional está terminando, lo meritorio es mantener las fuerzas y la concentración para seguir y no caer en un paciente aletargamiento en espera a la llamada definitiva del gestor de Recursos Humanos que lo conduzca a mejor vida. Es decir, que el mismo proceso de prejubiliación, cuando es recurrente, adolece de un problema de desmotivación a partir de cierta edad, que empeora la calidad de los trabajadores y del trabajo, durante un periodo muy largo respecto al de la vida laboral total.

Un ejemplo. Pensad en una persona que empieza a trabajar en una empresa con 28 años. Durante unos 15 años produce de forma eficiente. Pero a partir de cierta edad, que no me equivocaré mucho si sitúo en torno a los 45 años empieza a estar más desmotivado al ver muy cercana la prejubiliación y las escasas perspectivas de promoción profesional. Y a los 52 años lo prejubilan, pero la empresa sigue pagando el sueldo hasta los 65. Resulta que has dispuesto de un recurso humano en condiciones óptimas de motivación durante 17 años como mucho, durante otros 7 en condiciones de baja motivación y seguramente de bajo rendimiento y otros 13 años, ya como prejubilado, con rendimiento cero. Decidme si este sistema es realmente el más eficiente que podemos imaginar.

Otro motivo al que se suele alegar es que los jóvenes vienen más preparados, con conocimientos e ideas frescas. Y aquí vuelvo a insistir en que quizás si las ingentes cantidades de dinero que se gastan en las prejubilaciones y en cubrir los puestos que dejan los prejubilidos, se dedicaran a mantener motivados y actualizados (por que para que una persona se mantenga actualizada es importante que esté también motivada) a estos mayores de 45 quizás no fuera tan necesarias estas medidas.

También se comenta frecuentemente que en ciertos trabajos una persona que llega a los 50 está ya desmotivado, o quemado. Y me preguto, ¿la solución es la prejubiliación? Me parece que es matar moscas a cañonazos.

Lo peor es que además este tipo de procesos suele ser bastante poco discriminatorio, y tanto el que sigue a pleno rendimiento como el que se ha quedado adormilado suelen terminar en el mismo cazo y cocinados de manera similar.

Bueno, pues hasta aquí los argumentos en pro y en contra. Otros aspectos ya son más personales, y es que realmente este tipo de procesos me parece una discriminación por razón de edad y una vejación la persona. Y en el trabajo cualquier tipo de discriminación me parece muy negativa (edad, sexo, etc).

En el trabajo la discriminación, que debe haberla y mucha, debe basarse en la consecución de objetivos, y el resto (preferencias, colegueos o ideas preconcebidas), deben apartarse al máximo.

Etiquetas: , ,


Comentarios: Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]





<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]

Suscríbete a Morito con tu e-mail:

Delivered by FeedBurner

Suscribete con tu agregador

Archivos