lunes, 14 de febrero de 2011

  Cinco cosas (confesables) que querría hacer antes de morir
Entramos en una fase de temas propuestos por mis amigos del Reto de gran trascendencia y metafísica. Y el primero de los temas existencialistas: Cinco (por el culo te la hinco) cosas que quiero hacer antes de morir, y a lo que añadiría: que pueda confensar en un blog que puede leer todo el mundo, Sinde mediante.

No soy persona con grandes ambiciones. En general me gusta mi día a día, soy consciente de mi privilegiada vida e intento aprovecharla en un nivel razonable. No obstante me lanzo con mis deseos:

- Montar en globo (que no es lo mismo que montarme a un globo, cosa que ya he hecho y que no deseo repetir,... si es posible): la verdad es que no me apetece en absoluto montar en globo, pero es una de esas respuestas típicas que diría si estuviera participando en un concurso de mises. Otra respuesta muy socorrida en este tipo de certámenes respecto de lo que querría hacer a lo largo de mi vida sería conocer al papa Juan Carlos Primero.

Bueno, vamos a ponernos serios. Me proyecto al momento de mi muerte..., soy un anciano de 98 años,.... y la verdad es que me conservo de puta madre. De hecho acabo de echar un kiki (a esas edades se echan kikis y no polvos). Y por fin voy correr mi primera marathon.

- Lo más importante para mi ha sido ver a mis hijos crecer sanos, alegres, fuertes y felices, haber visto que se han desenvuelto bien en la vida, y que han heredado todas las virtudes de su madre y pocos defectos de su padre, y haber estado acompañado de mi mujer hasta este preciso momento.

- Visité los lugares que anhelaba en mi juventud: pasé buenas temporadas en NYC, en Francia, en UK y en Canadá. Conocí Honk Kong, Seul, Berlín. Recorrí La Patagonia y visité Iguazú, hice un par de safaris, y las islas más paradisiacas. Y me comí un bogavante del tamaño de un perro en Galicia.

- Ayudé en lo que pude. A los que menos tenían; a mis familiares y amigos cuando más me necesitaban; al planeta para que se conservara un poco mejor.

- Compuse algo de música, piezas que realmente me emocionaron a mi y que también gustaron a otros muchos. De echo conseguí cierto éxito, y participé en algunos conciertos. Lo dejé cuando me empezó a aburrir.

- Compartí muchos minutos con mis amigos. Cervecitas con mis amigos de Roche en Super Paco; buenas tapas con mis amigos de Sevilla y 25 kedadas retoblogueras con los más de 70.000 concursantes que pasaron por Retoblogger,...., eso si, ninguna como aquella kedada del 2011 en Cabañeros.

Etiquetas: ,


Comentarios:
Joder vaya pastelón
 
He sido sincero dentro de lo confesable
 
de chocolate, Wilson?
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]





<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]

Suscríbete a Morito con tu e-mail:

Delivered by FeedBurner

Suscribete con tu agregador

Archivos