domingo, 24 de abril de 2011

  La revuelta retobloguera

Se acaba la tercera edición del Reto Blogger. Sólo quedan dos post, y el último es de temática obligatoria, por lo que aprovecharé esta semana para hacer un poco balance personal de la edición a la vez que lanzo una propuesta de futuro.

Empecé a escribir en blogs, como forma de obligarme a escribir de temáticas de las que conocía poco y con ello aprender un poco más de las mismas. Así empezó el presente Morito.es, en el que hablaba de tecnología, Internet y economía.

En esta tercera edición he dejado muy aparcado este objetivo de mi blog. Es obvio que con ese tipo de temática es difícil concursar. Y con ello me ha costado bastante escribir. Encontrar temas que me motivaran. A la vez se me ha juntando la participación con mudanzas, bastante trabajo, con los niños un poco tocados con enfermedades que han sido un poco pesadas, y la verdad es que me ha faltado motivación y dedicación.

Pero creo además que a otros compañeros del Reto les ha pasado algo parecido, y aunque ha habido posts excelentes, y muchos contrincantes han subido el nivel respecto al año anterior, en general noto que los que llevamos ya los tres retos empieza a hacerse algo pesada la dinámica de escribir semanalmente con el sistema actual. Un claro exponente es que la mayoría de los blogs estuvieron muy olvidados en el periodo entre el segundo y tercer reto. Incluso el árbitro no ha hecho vídeos en esta edición, pero a cambio me ha regalado un superqueso…casi mejor.

La kedada fue estupenda, y el foro que tenemos abierto en Google es genial, y el grupo de amigos es estupendo y creo que de por si merece la pena dedicarle el tiempo y el rato que le echamos, pero por otro lado me parece que va tocando darle una vuelta a esto, hacer algo que nos motive más en este reto, o darle un objetivo más ambicioso al contenido que generamos.

¿Ha llegado el momento de que el reto se algo más que un concurso de post?

Para mi sí. Me gustaría que el reto, que al fin y al cabo es buena parte de mi tiempo libre, ex-familia y ex-trabajo, me llenara un poco la vida, aportándome nuevas experiencias, como hizo mi blog en su primeras etapas,...., sin complicármela tampoco mucho.

Pero como no está bien poner pegas sin aportar soluciones, aquí va alguna propuesta y queda el apartado de comentarios abierto a sugerencias, o el super foro de Google del retoblogger.

Creo que quizás los post participantes podrían ir a un blog común, o una comunidad de blogs, algo así como Rankia, que permita aglutinar los post y conseguir quizás algo que con la aportación del grupo adquiera algo más de valor que la suma de las individualidades, un todo mayor que la suma de las partes.

Montaríamos una pequeña sociedad con una participación que nos permita llegar a la SL, para tener cierta operatividad como grupo.

Varios de los participantes del reto hemos mostrado la inquietud de hacer algo en beneficio de los demás, la publicidad generada en esta web podría ir parcial o totalmente en beneficio de una o varias ONGs. La temática podría más enfocada a cómo hacer el mundo un poco mejor (al fin y al cabo la mayor parte de los temas obligatorios han ido en este sentido) o temas relacionados, como hablar de ONGs que están realizando labores importantes, y darles a partir de nuestro modesto espacio algo de publicidad.

No se,…., a partir de esta idea, se me ocurren cien mil cosas. Y es sólo una sugerencia. Pero tener una finalidad o un reto adicional al del concurso, creo que le daría más sentido al pequeño esfuerzo semanal, y seguro que podría generar esfuerzos adicionales. Y además como dice el dicho…."renovarse o morir”.


Etiquetas: ,


domingo, 17 de abril de 2011

  Aplicaciones online útiles para el iphone

-¿Hay alguien ahí?

Pregunta el doctor al inerte paciente mientras con enfoca con su linterna al fondo de sus pupilas.

- Todas sus constantes vitales son perfectas, pero sin embargo no responde a ninguno de los estímulos – afirma a la vez que retira la linterna y mueve sus manos, y hace una palmada, esperando que el paciente reaccione.

- ¿Ha sufrido algún shock o ha recibido alguna noticia impactante?

- No - responde, su sospechosamente tranquila esposa - Estaba como siempre, con el móvil, cuando observe que se movía aún menos que lo normal, y babeaba más de lo habitual

- Ya…- asiente el doctor, que parece haber encontrado el posible diagnóstico-…con el móvil, ¿no?... ¿se trataba de un Iphone o una Blackberry?

- Si, un Iphone – responde la esposa -

- Ya… creo que se trata de un típico caso de “abducción por iphone

- ¿Y es grave doctor? – preguntaba sin demasiado interés la esposa.

- No – dijo más tranquilo el médico

- ¿Pero volverá consciente con nosotros? – volvió aconsultar la esposa, con cierta dejadez.

- No

- Ya,…, bueno casi mejor – afirmó la no afligida conyuge.

- Lo comprendo señora.

La señora se retiró.

Sebastián había comprado un Iphone 3gs casi en su lanzamiento. Enseguida comprobó como el trayecto del metro se volvía mucho más corto, amenizado con sus lecturas preferidas a través de Google Reader. Google Reader y la aplicación de Mail comenzaron a amenizar también el rato del parque de los niños, las esperas en el dentista, los momentos más íntimos en el baño,…..

Luego llegó Twitter, que Sebastián utilizaba para para seguir periódicos o blogs que publicaban con más frecuencia (Cotizalia, Elmundo, Rankia, Cincodías), por que de forma más rápida que con Reader podía ver los titulares y pararse en los que más le interesaban.

Nunca más tuvo que preguntar cómo se iba a ningún lugar por que para ello utilizaba Mapas, una app sobre Google Maps, y el navagador Ndrive-Iberia, un navegador excelente que compró por 5 Euros. Nunca le sorprendía ningún chubasco gracias a eltiempo.es. Tampoco le sorpendían los movimientos de la bolsa que seguía puntualmente a través de la app de Bloomberg.

Tomaba sus notas cómodamente con Evernote, y se planificaba con 2doLite, y todo lo guadaba en Dropbox, todos sus más preciados tesoros en formatos pdf, jpeg y ppt.

Comezó a utilizar Viber, para hablar entre iphones gratis, whatsapp para chatear de forma ininterrupida,…, pero luego encotró Heytell, la aplicación perfecta para él, una especie de walky-talky… , y es que, ¿para qué cojones quería tener un teléfono cuando podía tener un walky talky que te permite hablar, sin tener que escuchar…, lo mejor que se ha inventado para los hombres.

Sebastían se cuidaba. Corría una vez por semana escuchando en su Iphone Tuneln Radio, y utilizaba Runtastic, para medir sus trayectos a través de geolocalización, y también sus tiempos, que publicaba puntualmente en Facebook y Twitter.

Sí, por que Sebastián comenzó a compartir toda su vida a través de Facebook, Twitter, Foursquare y Linkedin.

Y así llegó el día en el que cuando su esposa y sus hijos le preguntaban por su jornada, Sebastían les remitía directamente a Facebook, sin dar más explicaciones, ni desperdiciar más palabras.

La víspera del acontencimiento Sebastián no había prácticamente comido, ni asistido al trabajo. Tenía una labor más transcendente con la humanidad, compartiendo todo. Su actividad en Facebook había sido agotadora subiendo sus canciones preferidas de Spotify, powerpoints con las mejores intenciones, abriéndo galletas de la suerte, leyendo indignado los últimos post de E. Dans sobre la SGAE, retwiteando a @quicorivera, y checkeando todo lo que podía.

De repente, algo milagroso pasó. De su máquina inseparable salieron unos ángeles, vestidos con camiseta negra y vaqueros y se dirigieron hacia él.

- Tu lo has dado todo por nosotros, los angelitos de Steve Jobs, y te ha llegado la hora de una recompensa – entonaron con una preciosa melodía de fondo.

- Para empezar – continuaron – te regalaremos una app de pago (eso si de las de menos de un euros).

- Y después dejarás este mundo banal y vendrás con nosotros, donde por fin serás congratulado con una labor transcendente. Tendrás que checkear en todos los sitios donde nadie a chekeado aún: la consulta de psiquiatra, la residencia de enfermos mentales y posteriormente en el tanatorio y en el cementerio.

- Gracias – respondió Sebastianutilizando el Dragon Dictation y remitiendo a los ángeles la respuesta por SMS. No fue muy expresivo. Hacía tiempo que no lo era.



Etiquetas: , ,


domingo, 10 de abril de 2011

  ¿Dajar las cosas como estaban?
Mi amigo Wilson, ha vuelto a escribir un escelente artículo, en este caso sobre su primer amor. Las historias de los primeros amores, de los amores de la adolescencia, son siempre garantía de Bestseller. Totalmente irracionales, con una fuerza inexplicable, casi siempre platónicos, son algo que todos hemos experimentado en nuestras terminaciones neuronales. Sólo los superan en interés los amores tortuosos y viciados.

Tuve un primer, o más bien tercer amor (por que antes tuve uno en la guardería y otro en segundo o tercero de EGB) que me duró más de quince años, totalmente platónico. Pero tan fuerte que después de dejar de haberla visto durante más de cinco años tenía la certeza que si un día se cruzaba por mi vida dejaría cualquier cosa que estuviera haciendo, incluyendo a mi novia de entonces, para irme con ella . Y eso que apenas la conocía realmente, pero los amores a los quince años no tienen tantos requisitos, son casi pura química.

Pero no quiero hablar del primer amor, más que por nada por no repetir temática con mi amigo Wilson. Más bien creo que hay ciertas experiencias muy especiales en la vida, que intentamos durante muchos años volver a vivir. Volver a encontrarnos con ese amigo de la infancia, volver a ver a esa chica que nos tuvo enamorados tantos años.

Pero creo que la mayoría de los casos es mejor no intentar repetirlas y dejarlas tal y como estaban, idealizadas y magnificadas en nuestras memorias. Al final el pasado son estos recuerdos y hay que tener cuidado de no tirarlos por los suelos, con un patético revival.

Esto pasa con los amores y las amistades de la infancia, perdidas durante mucho tiempo, y que ahora nos ponen en bandeja retomar con las redes sociales como Facebook. Encuentras a tus mejores amigos de la adolescencia o de la juventud, incluso a ese primer amor, te alegras un motón de volver a saber de él o de ella, pero luego,..., ¿de qué hablas después de tanto tiempo?, ya no tienes nada en común , la química ya no entra en juego, por que a nuestras edades ya la químina se ha sustituido por la más tristona racionalidad, y al final terminas matando el mito y la ilusión. Yo volví a ver recientemente a ese primer amor, en una reunión de los 25 años de la promoción. Seguía siendo una chica,..., bueno ahora una mujer, muy guapa, pero realmente no tenía mucho que ver conmigo. El mitó cayó, y ya mi visión de esos años, en los que yo soñaba con su sonrisa y sus ojos ya nunca volverán. He borrado una buena parte de mi pasado, quizás hubiera sido mucho mejor haberlo dejado todo como estaba antes.

Aunque no siempre es así, y a veces la vida real también nos trae con reencuentros de hadas y de princesas, aunque sea a través de la web 2.0.

No hace mucho me enteré de que una buena amiga, que se había separado de su marido, se encontró en Facebook con un antiguo "admirador" de su infancia, también separado, y que han comenzado una bonita relación.

Etiquetas: ,


domingo, 3 de abril de 2011

  Cinco grupejos que me revientan

Ninguno de estos grupos de “los que me revientan” son excluyentes. Es más la mayoría de los que pertenecen a uno de estos "clubes" suele pertenecer a varios de los mismos… y seguramente en alguno de ellos me admitirían, pero como diría Groucho Marx “no quisiera pertenecer a un club que admitiera a un tipo como yo”

Los maleducados:

Entro en un restaurante. Veo en una mesa de la sala una pareja comiendo. Lo especial es que la chica no está sentada en su silla, si no encima de las piernas del chico (por llamarlo de alguna forma). Él no lleva camiseta, y calza chanclas que dejan ver unos pies sucios y una uñas aguileñas. Viste un pantalón de chandal blanco. Los dos llevan gafas de sol (es un restaurante cerrado). Y entre cucharada y cucharada de la sopa que absorben, se morrean.

A la salida del colegio ves como niños y niñas de 15 años que visten pendientes, chándales, y cortes de pelo madmaxianos, se lían unos porros delante de todo el mundo, al lado de donde pasan otros niños más pequeños. No tienen otra inquietud que la gilipollez.

Y están los de las cacas de perros, los que se sacan los mocos en los coches (como si las lunas fueran opacas), los concursantes de Gran Hermano, los presentadores de Gran Hermano, los productores de Gran Hermano.

Los “qué listo soy yo y que tonto son los otros”:

Aquí hay dos tipos:

los que ante nada tienen dudas. Saben de todo más que los demás, y su postura es inamovible, todo es sencillo, no caben otras perspectivas.

Y están también (no es excluyente) los que para los cuales todos los que les han precedido han sido gilipollas, por no darse cuenta de las evidencias tan incuestionables como las que promulgan. Todo lo hecho antes era malo, y lo hecho desde que están ellos es lo bueno.

Los “Te tomo el pelo por que yo lo valgo”:

Sin duda aquí las campeonas del mundo mundial son las operadoras de telefonía: te hago un contrato te cobro y ni te mando el equipo de instalación (Vodafone). Te contrato una tarifa de 3g, me preguntas el sistema operativo para el ordenador y me mandas un MODEM no compatible (MoviStar).

Los “Casi no te veo por que estás por debajo de mi hombro”:

Libros de autoayuda aparte, la vida es suerte. Es cierto que uno tiene cierta capacidad para cambiar un poco las cosas, y trazar un poco el destino, pero la suerte marca la parte más sustancial de nuestros destinos. ¿No es suerte haber nacido en un país del primer mundo en vez de en uno del tercero? ¿No es suerte que hoy no sufras una enfermedad incurable? Siendo esto así ¿por qué sentirse superior a los otros?

Los irrespetuosos:

Los que no tienen respeto a los mayores, los que no tienen respeto por la vida, los que no tienen respecto a otro por tener otro color, otro sexo, otra edad, por ser más débil.

Bonus track: los políticos: que no hacen nada con los maldeducados, que son en su mayoría del club de los "qué listo soy yo y que tonto son los otros", del que “te tomo el pelo por que yo lo valgo” y del del "casi no te veo por que estás por debajo de mi hombro".

Etiquetas: ,


This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]

Suscríbete a Morito con tu e-mail:

Delivered by FeedBurner

Suscribete con tu agregador

Archivos